sábado, 20 de mayo de 2006

Estepona brilla en los actos de clausura del Centenario de la Asociación de la Prensa de Málaga

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, aseguró hoy que "la unidad, la sindicación, la asociación" son la "manera más eficaz de combatir la precariedad" laboral en la profesión periodística, problema del que precisó que no sólo afecta a España.
Al presidir la clausura del centenario de la Asociación de la Prensa de Málaga, admitió que la iniciativa que plantea "no cuenta con una tradición muy sólida ni una aceptación muy generalizada entre periodistas", aunque comentó que el 40 por ciento del colectivo en España ve la precariedad como principal problema profesional.
Chaves consideró "un avance" para combatir la precariedad laboral en la profesión el acuerdo alcanzado hace unos días por la Federación de Asociaciones de la Prensa de Andalucía y los secretarios regionales de UGT y CCOO, hecho por el que se felicitó al considerar que el asunto preocupa muy seriamente a los profesionales.
El presidente andaluz explicó que la precariedad y la imagen de los ciudadanos sobre el mundo están conectadas por el hecho de que "decrezcan los contenidos originales y las coberturas periodísticas en profundidad, lo cual está a su vez relacionado con recortes de plantilla y, en definitiva, con la precariedad laboral".
Aludió a un reciente estudio de un instituto norteamericano asociado a la Universidad de Columbia que concluyó que "aumenta el número de medios de comunicación gracias a Internet, pero decrecen los contenidos originales y coberturas periodísticas en profundidad" y al hecho de que los medios reaccionen ante menores ingresos por publicidad congelando o recortando plantillas y presupuestos.
Chaves advirtió de que "estamos ante un problema de alcance y dimensiones globales que no afecta únicamente al periodismo ni a los medios, sino que afecta a la propia urdimbre y calidad de nuestras democracias".
Añadió que "la idea que la mayoría de la sociedad tiene de sí y sus instituciones es la que en grandísima medida está conformada por los medios de comunicación", por lo que "su rigor, profesionalidad, ecuanimidad, credibilidad y ética profesional sean tan importantes, no como valores específicos de una profesión, sino de la democracia y sensores para medir fiablemente la buena salud democrática".
Chaves recibió la medalla de honor de la asociación de la prensa malagueña en un acto al que acudió el presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España, Fernando González Urbaneja, que aludió a la precariedad y la inserción laboral de los jóvenes, en lo que dijo que "nos jugamos la dignidad profesional" y que "convivimos con situaciones intolerables con sonrisa y complicidad inadecuadas".
González Urbaneja apostó por avanzar en la auto-regulación y porque las asociaciones de periodistas se lleven bien, ya que "se están cavando fosas demasiado grandes" y "los políticos se llevan mejor que nosotros", y resaltó el incremento de asociados y la incorporación de jóvenes y mujeres a las directivas de las asociaciones.
El presidente de la federación andaluza de asociaciones, Fernando Santiago, citó como principales asuntos pendientes la precariedad, la integración de la mujer en los medios y el intrusismo profesional, considerado el segundo problema para los periodistas.
Explicó que se alcanzó un acuerdo con la Inspección de Trabajo de Andalucía para emprender una campaña en medios de comunicación y acabar con la precariedad.
El presidente de la Asociación de la Prensa de Málaga, Andrés García Maldonado, recordó los orígenes del colectivo en 1905, efectuó agradecimientos por el centenario y entregó las medallas a Manuel Chaves y al alcalde de Estepona, Antonio Barrientos, cuyo municipio fue de sede de la apertura y clausura de la conmemoración. EFE

1 comentario:

optimux dijo...

Efectivamente es una verdadera vergüenza lo que desde el ayuntamiento se está haciendo para con los cines en Estepona. Desde hace ya varios años, los chorizos encorbatados que rigen nuestra política local vienen convirtiendo nuestros lugares de culturales, y en especial las salas del séptimo arte en funestos bingos pro-mafia, que luego quiebran y han de reconvertir en supermercados, resultado, Estepona se define como una saturación de supermercados. Y desde luego todo esto con el patrocinio del Ministerio de Cultura y La Junta, que no escatiman en enviar fondos para la diversificación y pluralidad de la cultura que luego van a parar a manos de los que los manejan el cotarro, véase sino el conato de urbanización del parque Selwo de Estepona, y las arremetidas de la Junta al respecto. No hay quien se salve, cultura, ocio o negocio, si no revendible a diez o veinte veces su precio original. Y los ayuntamientos, y las promotoras y las constructoras, todos a una y al unísono nos construyen una ciudad plagada de casas y adosados y apartamentos y aparcamientos, que no garantizan en ninguna medida la prosperidad de los Esteponeros, si no la obligación, y por fuerza, de emigrar los fines de semana a otras poblaciones más dotadas de servicios y actividades sociales, llamémoslas con más vergüenza para con sus habitantes. Después la corrupción está en otro lado, pero en realidad está en casa, pues al fin al cabo, nosotros los Esteponeros somos los indolentes, los borreguitos a los que nos da igual, con o sin cine, con atascos o sin, con sal o sin sal, con chorizos o sin. Hasta que alguien lo denuncie, claro está, y seamos los primeros en darnos palmas en el pecho, porque eso sí que no lo pueden hacer con nosotros, a ver si vamos a ser menos que los demás. El cine se pierde, los videoclubes cierran, la gente, hastiada, ya ve su cine por Internet, y en casa. ¿Para qué sirve un cine, o la Casa de la Cultura o el Pavellón?: oh! sí, claro está, para dar el pego, y coger las subvenciones del Ministerio de INcultura, y pasárselas a mi, a ti y a mi primo, a mi amigacho, al otro, y lo que quede, si queda, a hacer adoquines para la calle tal, que luego desgrava.

José P.S.